jueves, 16 de septiembre de 2010

Conquista

En el momento de la conquista española, Nicaragua era el nombre que se daba a la tierra entre el lago Nicaragua y el océano Pacífico. La tribu Nicarao gobernaba sobre la parte occidental del territorio cuando llegaron los primeros conquistadores y el término fue aplicado eventualmente, por extensión, a todos los grupos de Nicarao o de Niquirano que habitaban esa región.
El vocablo Nicaragua es una frase náhuatl castellanizada, es decir traducida al castellano.
La mayoría de investigaciones coinciden en el origen náhuatl[cita requerida] y, para algunos estudiosos, el nombre se puede descomponer en "ni-can-atl-hua", "los dueños del agua de aquí" o "lugar donde existen dos grandes depósitos de agua". Otros sostienen que "nic–atl-nahauc" significa "aquí junto al agua". El significado varía, ya que algunos etimólogos creen que es "Nic-atl-nahuac" que significa "Aquí junto al agua", otros consideran que es "Nican-nahuan" o "aquí están los nahuan", es decir, los habitantes de esa tribu, y otros eruditos introducen la palabra "Anáhuac" que es un lugar rodeado de agua o en medio de agua. Por otro lado, también existe la posibilidad de que se trate de "el lugar donde termina el reino de Anahuac", lo cual coincide con las fronteras culturales hechas por las tribus nahuatl que migraban al sur. 4 Los Nicarao emigraron hacia esta área desde regiones norteñas después de la caída de Teotihuacán, ya que así lo aconsejaron sus líderes religiosos. Según la tradición, debían viajar hacia el sur hasta que encontraran un lago con dos volcanes que se levantaran de las aguas, es decir, cuando llegaran a Ometepetl (Ometepe), la isla volcánica más grande del mundo en medio de un lago de agua dulce.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada